miércoles, febrero 21

EE.UU. y la OTAN se enfrentan a una escasez crítica de municiones para Ucrania

(CNN) — Estados Unidos y Europa tienen dificultades para suministrar a Ucrania la gran cantidad de munición que necesitará para una contraofensiva prolongada contra Rusia, y los funcionarios occidentales se apresuran a aumentar la producción para evitar una escasez en el campo de batalla que podría obstaculizar el progreso de Ucrania.

El escaso suministro de munición de artillería sirvió de llamada de atención a la OTAN, según declararon funcionarios estadounidenses y occidentales a CNN, ya que la alianza no se preparó adecuadamente para la posibilidad de una guerra terrestre prolongada en Europa tras décadas de relativa paz.

El secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, declaró a CNN la semana pasada que, aunque la OTAN estaba preparada desde el principio para una ofensiva de «noche uno, día uno», «nadie se había planteado realmente la pregunta, bueno, ¿y si «día uno, noche uno» se convierte en «semana dos, semana tres, semana cuatro?» ¿Cuántas de nuestras exquisitas capacidades tenemos realmente almacenadas? Y creo que esa ha sido la pregunta más general».

Funcionarios estadounidenses recalcaron a CNN que existe un nivel fijo de municiones en los arsenales de Estados Unidos en todo el mundo, esencialmente una reserva de emergencia, de la que el ejército no está dispuesto a desprenderse. Los niveles de esos arsenales están clasificados.

Pero las autoridades afirman que Estados Unidos se ha acercado a esa línea roja al seguir suministrando a Ucrania munición de 155 mm, el estándar de la OTAN utilizado para los proyectiles de artillería. Estados Unidos comenzó a aumentar la producción de munición el año pasado, cuando quedó claro que la guerra se prolongaría mucho más de lo previsto. Pero la munición todavía tardará «años» en producirse en masa a niveles aceptables, dijo el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Jake Sullivan, a CNN este domingo.

EE.UU. decidió enviar bombas de racimo a Ucrania para ayudar a paliar una posible escasez mientras tanto, proporcionando a Kyiv un suministro de armas estadounidenses que no se ha utilizado hasta ahora. Pero dado que las bombas de racimo pueden suponer un riesgo a largo plazo para la población civil, su transferencia a Ucrania solo pretende ser una medida provisional hasta que puedan producirse más cartuchos unitarios, según las autoridades.

EE.UU. enviará bombas de racimo a Ucrania 2:10

Una fuente del gobierno de Alemania dijo a CNN que Berlín tomó medidas para tratar de cerrar las brechas existentes en las existencias y para aumentar las reservas de municiones, señalando que las municiones para el tanque Gepard de fabricación suiza, que se ha proporcionado a Ucrania, ahora se está produciendo en Alemania. Se espera que la munición de esa nueva línea de producción se entregue este verano, dijo la fuente, lo que permitirá a Alemania enviar sus propias rondas ya que Suiza sigue sin estar dispuesta a enviar su suministro.

Mientras tanto, el Reino Unido invertirá otros 2.500 millones de libras esterlinas en arsenales y municiones, y también aumentará «la inversión en la resistencia y preparación de la infraestructura de municiones del Reino Unido, incluidas las instalaciones de almacenamiento», según el recién publicado Defence Command Paper Refresh del país.

Una tensión en el suministro mundial

Hasta la fecha, Estados Unidos ha suministrado a Ucrania más de 2 millones de cartuchos de artillería de 155 mm, según el Pentágono. El Departamento de Defensa se ha fijado el objetivo de producir 70.000 proyectiles de artillería al mes, y ahora está produciendo algo menos de 30.000 proyectiles mensuales, según un portavoz del Ejército, frente a los aproximadamente 15.000 mensuales cuando comenzó la guerra en Ucrania en febrero de 2022.

Pero Ucrania sigue agotando el suministro disponible.

Las fuerzas ucranianas disparan un lanzacohetes termobárico pesado TOS-1A Solntsepyok hacia posiciones rusas cerca de Kreminna, en la región de Luhansk, el 7 de julio de 2023. (Foto: EyePress News/Reuters)

Las fuerzas ucranianas disparan un lanzacohetes termobárico pesado TOS-1A Solntsepyok hacia posiciones rusas cerca de Kreminna, en la región de Luhansk, el 7 de julio de 2023. (Foto: EyePress News/Reuters)

«Este es un combate intensivo de artillería», dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, a CNN la semana pasada. «Hemos visto emplearse grandes cantidades de artillería a ambos lados de la valla. Y eso pone a prueba el suministro internacional de municiones, municiones de artillería».

Año y medio después de iniciada la guerra, el ritmo de fuego de artillería de Ucrania apenas ha disminuido, incluso cuando sus propios arsenales han ido disminuyendo lenta y constantemente. En la actualidad, las tropas ucranianas suelen disparar entre 2.000 y 3.000 proyectiles de artillería al día contra las fuerzas rusas, según declaró un funcionario de Defensa estadounidense a CNN. El ritmo era mayor antes de que comenzara la contraofensiva, ya que Ucrania realizaba operaciones de conformación para prepararse para avanzar sobre las posiciones rusas.

Algunos funcionarios estadounidenses esperaban que los ucranianos confiaran menos en la artillería en este punto y más en las maniobras de armas combinadas, un estilo de lucha más eficiente y sofisticado en el que Estados Unidos ha estado entrenando a las fuerzas ucranianas durante meses.

Pero Rusia minó extensamente el terreno que Ucrania está tratando de recuperar, ralentizando la contraofensiva y obligando a los ucranianos a utilizar la artillería para destruir objetivos desde más lejos.

«Toda la munición que podamos necesitar»

John Kirchhofer, jefe de personal de la Agencia de Inteligencia de Defensa, dijo en una conferencia de seguridad nacional la semana pasada que los combates están ahora «un poco estancados». Otros altos funcionarios estadounidenses no han llegado tan lejos, pero han reconocido que la contraofensiva avanza más lentamente de lo previsto.

«Esta (contraofensiva) está ocurriendo más lentamente de lo que la gente predijo», dijo el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, al Club Nacional de Prensa el mes pasado. «No me sorprende. Están avanzando con confianza, con determinación, abriéndose paso a través de campos de minas muy difíciles».

Pero en las últimas semanas, las autoridades estadounidenses estaban tan preocupadas por la capacidad de reabastecimiento de Ucrania que el presidente de EE.UU., Joe Biden, decidió enviar a Kyiv unas bombas de racimo muy controvertidas. La medida era políticamente delicada y corría el riesgo de alienar a los aliados europeos, muchos de los cuales han prohibido estas municiones por el riesgo que suponen para la población civil.

Sin embargo, era necesaria debido a lo reducidas que son las reservas estadounidenses, declaró Sullivan a CNN este domingo.

Al tomar posesión de su cargo, el gobierno de Biden «descubrió que las existencias totales de 155 municiones… eran relativamente bajas», dijo.

En última instancia, Biden ordenó al Pentágono «trabajar rápidamente para aumentar la capacidad de Estados Unidos de producir toda la munición que pudiéramos necesitar para cualquier conflicto en cualquier momento», dijo Sullivan. «Mes a mes, estamos aumentando nuestra capacidad de suministro de munición».

La senadora republicana por Nebraska Deb Fischer, miembro de los Comités de Servicios Armados y de Asignaciones del Senado, dijo a CNN: «Creo que los miembros del ejército tenían que estar preocupados desde el principio por esto».

Utilizando el ejemplo de una línea de producción de Lockheed Martin para misiles antiblindaje Javelin que podía producir 2.100 misiles al año, mientras que Ucrania estaba utilizando 500 de los misiles al día, Fischer dijo: «Eso es una bandera roja allí mismo».

Fischer aboga por una mayor inversión en la fabricación de armas para hacer frente al desafío de una Rusia beligerante en Europa y de un ejército chino que afirma su presencia en el Pacífico.

«Es un asunto serio. No estoy diciendo que el cielo se está cayendo, pero tenemos que centrarnos en esto», dijo Fischer. «No podemos perder el foco, y tenemos que ser capaces de aumentar la producción.

«Ni días, ni semanas ni meses, sino años».

Ellen Lovett, portavoz del Ejército, declaró a CNN la semana pasada que «el aumento de la producción de munición de artillería de 155 mm por parte del Ejército continúa según lo previsto. Ya casi duplicamos la producción mensual y existen contratos para aumentar rápidamente la producción durante el próximo año y medio».

Lovett añadió que los planes del Ejército para aumentar significativamente la producción de otros sistemas clave destinados a Ucrania, incluidos los misiles antitanque GMLRS, Javelin y antiaéreos Stinger, «también están contratados y en marcha».

La iniciativa ha puesto de relieve a los funcionarios estadounidenses lo mucho que se tarda en aumentar significativamente la producción, incluyendo la ampliación de las plantas existentes y la construcción de otras nuevas, y cómo Estados Unidos debería haber tomado medidas significativas en este ámbito mucho antes para evitar que las reservas de munición disminuyeran hasta niveles peligrosamente bajos.

«Descubrimos que la capacidad de producir en masa esa munición no tardaría ni días, ni semanas ni meses, sino años, en alcanzar el nivel que necesitábamos», dijo Sullivan. «Es interesante, el anterior presidente solía hablar con frecuencia de cómo sus generales le decían que se estaban quedando sin balas. Cuando llegamos al cargo, no había nada en marcha para resolver ese problema. Nosotros estamos resolviendo ese problema».

Wallace, secretario de Defensa británico, dijo que el Reino Unido «acaba de empezar a comprar puestos en la línea de producción para fabricar proyectiles 155, de los cuales algunos irán a Ucrania».

Una fuente británica declaró a CNN: «El Reino Unido, al igual que otros aliados, estudia constantemente la expansión de la producción para reponer nuestras reservas y poder seguir apoyando a Ucrania».

Incentivar a la industria de defensa

Pero otro problema con el que se ha topado la OTAN es el de incentivar a los contratistas para que aumenten sustancialmente la producción de suministros que los gobiernos no han comprado en masa en los últimos años, concretamente los proyectiles de artillería de 155 mm, según declaró un alto funcionario de la OTAN a CNN la semana pasada.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy (segundo a la izquierda), aplaudido por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (izquierda), el primer ministro de Reino Unido, Rishi Sunak (tercero a la derecha), y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden (segundo a la derecha), durante su presentación en una reunión del Consejo OTAN-Ucrania celebrada durante la Cumbre de la OTAN en Vilna el 12 de julio de 2023. (Foto: Murat Kula/Anadolu Agency/Getty Images)

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy (segundo a la izquierda), aplaudido por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (izquierda), el primer ministro de Reino Unido, Rishi Sunak (tercero a la derecha), y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden (segundo a la derecha), durante su presentación en una reunión del Consejo OTAN-Ucrania celebrada durante la Cumbre de la OTAN en Vilna el 12 de julio de 2023. (Foto: Murat Kula/Anadolu Agency/Getty Images)

Los compromisos financieros de Estados Unidos y Europa han contribuido a aliviar algunas de esas preocupaciones. En el marco de una iniciativa de la Unión Europea denominada Ley de Apoyo a la Producción de Municiones, los dirigentes de la UE llegaron la semana pasada a un acuerdo para destinar 500 millones de euros a subvencionar a los fabricantes europeos de armas. Ese acuerdo permite modificar los acuerdos marco existentes en torno a la producción de municiones.

En la cumbre de la OTAN celebrada en Vilna la semana pasada, los ministros de Defensa de Francia y Ucrania firmaron un acuerdo que incluye el establecimiento de un marco para la producción conjunta de piezas de repuesto y el mantenimiento de armas y equipos extranjeros.

El Pentágono también pidió al Congreso, como parte del presupuesto de defensa de 2024, que proporcione fondos suficientes para permitir que el Departamento de Defensa celebre contratos plurianuales con contratistas de defensa.

«Para todos los servicios, en el presupuesto de este año pedimos adquisiciones plurianuales», dijo el general Charles Q. Brown, Jr. de las Fuerzas Aéreas de EE.UU., candidato de Biden a la jefatura del Estado Mayor Conjunto, en una comparecencia ante el Congreso la semana pasada. «Y esa adquisición plurianual se diseñó para ayudar a aumentar nuestras existencias, pero también —lo que hace por nosotros— es ayudar a proporcionar previsibilidad a la Base Industrial de Defensa, a sus cadenas de suministro y a su mano de obra».

Wallace afirmó que la OTAN se está dando cuenta de la importancia de no permitir que ciertas cadenas de suministro cruciales queden inactivas.

«Todos hemos tenido que luchar para estimular nuestras cadenas de suministro, algunas de las cuales se durmieron», declaró a CNN. Añadió que «como alianza, no podemos dar por sentada» la idea de que otro país intervendrá para llenar el vacío, como hizo Estados Unidos con las municiones de racimo.

«Lo que está claro es que en estos momentos no tenemos en nuestros inventarios las municiones necesarias para cerrar aeródromos y romper líneas, como podríamos haber hecho en los viejos tiempos», dijo Wallace. «Si no se pueden utilizar bombas de racimo, porque todos hemos firmado con razón este tratado (que las prohíbe), hay que innovar e idear otra cosa».