miércoles, febrero 21

¿Que no hay mal que por bien no venga?

Es un refrán que busca obtener algo positivo de una situación o un contexto negativo.

En momentos de adversidad, o bien cuando los resultados de un proceso al que ese le dedicó mucho tiempo y esfuerzo no son los esperados, es cuando mayor fuerza hay que sacar para intentar verle algo positivo a la situación. Para este tipo de ocasiones existe el refrán «no hay mal que por bien no venga«, que busca sacarle provecho a algo, incluso cuando se trata de algo negativo.

Este refrán refiere a que de todas las experiencias que uno tiene, también las malas y a las que no se les ve nada positivo en primera instancia, se puede obtener una enseñanza, un aprendizaje o un ejemplo de las cosas que no hay que repetir para lograr un resultado exitoso.




La primera muestra de este refrán apareció en la obra «No hay mal que por bien no venga» de Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza

El primer registro que se tiene de este refrán se encuentra en la obra «No hay mal que por bien no venga» de Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza, que fue publicada en 1630. No obstante, hay quienes afirman que la frase ya solía compartirse de forma oral antes de que se conociera el texto.

Refranes con un significado similar al de «no hay mal que por bien no venga»: cuando una puerta se cierra, otra se abre; cuando una puerta se cierra, una ventana se abre; un clavo saca otro clavo: no hay daño que no tenga apaño; para todo hay remedio.

Refranes cortos y populares

Los refranes fueron pasando de generación en generación, e incluso son oraciones que se enseñan en los colegios como método de aprendizaje para los más chicos. Su estructura gramática y sus rimas permiten que sean fáciles de recordar además de dejar una enseñanza.

Refranes cortos y populares


Refranes cortos y populares
  • Vísteme despacio que estoy apurado. Esto se lo adjudican a Napoleón. Bueno para hablar con los adolescentes de historia, pero también para decirles a los pequeños que, al hacer las cosas rápido puede que cometa más errores que hacerlas con calma.
  • Nunca llueve al gusto de todos. No existe un criterio único para saber qué es bueno. Cualquier iniciativa o acción puede recibir críticas negativas, pero no todo está hecho para todas las personas.
  • Afortunado en el juego, desafortunado en el amor. No se puede tener todo en la vida, que constantemente balancea sus dones. “Una de cal y otra de arena”, es otro refrán que tiene un significado similar.
  • De tal palo tal astilla. Explica que todos heredan, generalmente de sus pares y las personas que las criaron, comportamientos, valores y gustos. El origen de este refrán proviene de la frase del latín Qualis pater talis filius (de tal padre tal hijo).
  • En casa de herrero, cuchillo de palo. Un refrán muy popular en la lengua española. Indica que las personas que se dedican a determinados oficios o actividades no las aplican de manera cotidiana en sus casas.
  • Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Parte del grupo de refranes psicológicos. En ocasiones, suele suceder que quien presume demasiado de algo, en realidad, no lo tiene.
  • Cuando el gato no está, los ratones bailan. Un dicho sobre los jóvenes que se rebelan en ausencia de los padres. O bien, a los empleados que hacen cualquier cosa cuando el jefe no está.
  • Quien tiene tienda, que la atienda (y si no que la venda). Hay que cuidar lo que se tiene, sino se puede perder y ahí es cuando más se lo extrañará. También se toma como una advertencia para quienes descuidan la relación con una persona cercana.

Mirá también