domingo, febrero 25

Reino Unido comienza a trasladar migrantes al barco ‘Bibby Stockholm’

Reino Unido ya ha comenzado a trasladar migrantes al ‘Bibby Stockholm’, la «prisión flotante» para personas que el Gobierno situó en Portland, según informa Reuters. La medida forma parte de los planes del Ejecutivo de Sunak de «ahorrar dinero».

Según una fuente familiarizada con el asunto que cita Reuters, los primeros migrantes comenzaron a llegar al ‘Bibby Stockholm’ alrededor del mediodía, mientras que se espera que vayan arribando más a lo largo de la jornada.

Actualmente, más de 50.000 solicitantes de asilo están viviendo en hoteles del país, tras haber llegado a Reino Unido a través del Canal de la Mancha. Según el Gobierno británico, estos alojamientos cuestan más de seis millones de libras al día.

De hecho, la represión de la inmigración irregular se ha convertido en una prioridad del Gobierno de Rishi Sunak. El ‘Bibby Stockholm’ pretende albergar a unas 500 personas en unas de 200 habitaciones.

En declaraciones a Sky News citadas por Reuters, la ministra del Interior británica ha expresado que con la cárcel flotante, Gran Bretaña está enviando un mensaje: «Se proporcionará acomodo, pero no lujo». Las instalaciones, de hecho, han sido descritas como «inhumanas».

Según cifras del Gobierno británico que cita Reuters, casi 46.000 migrantes han cruzado de manera peligrosa desde Francia hasta la costa sur de Reino Unido en pequeñas embarcaciones el año pasado. En lo que va de año son cerca de 15.000.

En la «prisión flotante» se alojará a hombres solteros con lo «básico y funcional». Además, según el Gobierno, habrá provisión de asistencia médica e instalaciones de catering y seguridad.

El barco ha sido criticado por diferentes organizaciones pro derechos humanos. Así, para el Refugee Council (Consejo de Refugiados), el recinto viene a ser poco menos que una cárcel, «con condiciones similares a las de un centro de detención» pese a que quienes ahí estén «no son delincuentes» sino personas que «buscan protección en el Reino Unido».

Y aunque el barco «no se utilizará oficialmente como prisión o embarcación de detención, las personas serán retenidas en condiciones similares a esta, con severas restricciones a la libertad de movimiento».