miércoles, mayo 22

testimonios detallan las atrocidades cometidas por una milicia respaldada por Wagner en Sudán

Nota del editor: este informe incluye detalles de agresiones sexuales y violencia.

(CNN) — Los gritos atravesaron el aire cuando un coche lleno de mujeres y niños entró en Chad procedente de Sudán, asolado por la guerra. Una mujer, en avanzado estado de gestación, yacía en el asiento trasero, sin vida y empapada en sangre. Sus hijos, a sus pies, gemían.

«Me senté a su lado en el coche», dijo Butheina Nourin, describiendo su peligrosa huida de la región sudanesa de Darfur junto a la mujer muerta. «Se llamaba Fátima. No sé su apellido».

Combatientes del poderoso grupo paramilitar sudanés Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés) y sus aliados armados vigilaban los puestos de control a lo largo de su ruta, relató Nourin, exigiendo dinero a cada pasajero a cambio de un paso seguro.

Este brutal método de extorsión se ha generalizado en Darfur, según decenas de testigos que relataron incidentes similares a CNN.

La vasta región occidental de Sudán es escenario de lo que se ha descrito ampliamente como el primer genocidio del siglo XXI, en el que milicias mayoritariamente árabes matan sistemáticamente a grupos africanos no árabes que constituyen la mayoría de la población local.

Cada vez hay más pruebas, como relatos de primera mano, testimonios de expertos y videos verificados en las redes sociales que sugieren que la RSF ha revivido esas tácticas en Darfur y las ha exportado a otras partes de Sudán mientras libra una guerra con el ejército del país.

Niñas sudanesas que huyeron del conflicto en la región sudanesa de Darfur, y que antes eran desplazadas internas en Sudán, observan refugios improvisados cerca de la frontera entre Sudán y Chad el 13 de mayo de 2023. (Crédito: Zohra Bensemra/Reuters)

Niñas sudanesas que huyeron del conflicto en la región sudanesa de Darfur, y que antes eran desplazadas internas en Sudán, observan refugios improvisados cerca de la frontera entre Sudán y Chad el 13 de mayo de 2023. (Crédito: Zohra Bensemra/Reuters)

Desde mediados de abril, el jefe del ejército sudanés, Abdul Fattah al-Burhan, ha llevado a cabo su ofensiva principalmente desde el cielo, bombardeando desde el aire las posiciones de las RSF en zonas residenciales y causando la muerte de numerosos civiles.

Mientras tanto, el jefe de la RSF, Mohamed Hamdan Dagalo (Hemedti), ha reforzado sus posiciones militares tácticas expulsando a los civiles de sus propiedades y empleando el trillado libro de jugadas desarrollado en Darfur: matar, aterrorizar y expulsar.

La historia de Fátima es solo un ejemplo. Testigos presenciales recordaron que, cuando el coche que la transportaba llegó a la última de las posiciones de las RSF, se había quedado sin dinero. Solo unos pocos kilómetros la separaban a ella, a sus dos hijos y a su hijo nonato de la seguridad de Chad.

«Les dijo a los combatientes que se había gastado todo el dinero en otros puestos de control», relata Nourin, testigo presencial. «Le dispararon inmediatamente.

«La bala le atravesó un lado de la cabeza y salió por el otro. Todos gritamos».

Los mercenarios rusos de Wagner apoyan a Hemedti

El interés, la influencia y el apoyo material del conocido grupo paramilitar ruso Wagner en la región también están exacerbando la violencia, según descubrió CNN.

Según funcionarios de inteligencia, testigos presenciales en puntos de tránsito clave y análisis de fuentes abiertas de CNN, Wagner ha estado armando a las RSF utilizando rutas de suministro que atraviesan la región de Darfur.

«De lo que no cabe duda es del papel de Wagner en esto, ha estado suministrando armas y provisiones a las RSF a través de Darfur», dijo un funcionario de inteligencia occidental a CNN.

«Sigue el modus operandi de Wagner. Crear el caos y hacerse con el poder», añadió otra fuente de inteligencia activa en la región.

Una investigación de CNN de meses de duración descubrió un aumento de los suministros de Wagner a las RSF que comenzó en el período previo al conflicto de Sudán. El armamento parece haber sido transportado a Sudán a través de puntos de tránsito clave: la base aérea y naval rusa en la región costera siria de Latakia, las bases de Wagner en Libia y el aeropuerto de Bangui en la República Centroafricana.

También se transportaron armas a Sudán a través de rutas terrestres, ampliando una sólida relación anterior a la guerra, en la que la cúpula militar del país, encabezada por el general Burhan, otorgó a Moscú grandes concesiones en la industria minera aurífera del país a cambio de armas y apoyo político.

Ese quid pro quo ayudó a financiar la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Moscú, al tiempo que afianzaba a la junta militar sudanesa, especialmente a Hemedti, que tuvo un ascenso meteórico al poder desde que era líder de la anterior encarnación de las RSF, los Janjaweed, acusados de cometer atrocidades en Darfur a principios de la década de 2000.

Los Janjaweed —o «diablos a caballo»— fueron absorbidos posteriormente por las fuerzas de seguridad de Sudán. El exdictador Omar al-Bashir dio a Hemedti un apodo: Hemayti, «mi protector».

Antes de que estallara la actual guerra de Sudán a mediados de abril, Hemedti era la segunda persona más poderosa del gobierno.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov (izquierda), y el general Mohamed Hamdan Dagalo (Hemedti) celebran una reunión en Jartum (Sudán) el 9 de febrero de 2023, dos meses antes de que estallara el conflicto.(Crédito: Servicio de Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso/AP)

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov (izquierda), y el general Mohamed Hamdan Dagalo (Hemedti) celebran una reunión en Jartum (Sudán) el 9 de febrero de 2023, dos meses antes de que estallara el conflicto.
(Crédito: Servicio de Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso/AP)

Se alió con su ahora enemigo acérrimo, Burhan, para sofocar un movimiento democrático que ayudó a derrocar al dictador Bashir en 2019. Ambos generales se aliaron después para liderar un golpe de Estado contra un gobierno de transición reconocido internacionalmente en 2021, y aplastaron un movimiento de protesta prodemocrático. Más de 100 manifestantes murieron en las protestas antigolpistas de 2021.

Su rivalidad estalló en guerra abierta a mediados de abril, y CNN ha descubierto que Wagner puso fin a su apoyo total a la junta militar para respaldar a una de las partes del conflicto: las RSF.

Según la ONU, al menos 860 personas han muerto desde el inicio del actual conflicto, y unas 6.000 han resultado heridas en todo el país hasta el 3 de junio. Alrededor de medio millón de personas han huido de Sudán, y hay más de 1,4 millones de desplazados internos.

Ecos de limpieza étnica

La casi paralización de las telecomunicaciones en Darfur significa que la mayor parte de la información sobre la violencia que se está produciendo allí ha llegado a través de los refugiados.

Los informes sobre las atrocidades cometidas por los combatientes de las RSF y sus milicias aliadas, claramente identificadas por sus uniformes, son constantes en decenas de testimonios. Incluyen asesinatos arbitrarios, la destrucción masiva de infraestructuras civiles vitales, el saqueo de viviendas y hospitales, e incluso violaciones masivas.

«Vi las secuelas de los centros de desplazados internos incendiados y presencié cómo las RSF asaltaban residencias», declaró Hussein Haran, activista de derechos humanos que se encontraba en la ciudad de el-Fasher, en Darfur, cuando estallaron los combates, antes de huir a Geneina, otra ciudad de la región, y después a Chad.

«Incluso los hospitales fueron saqueados. En el hospital de investigación de Geneina robaron el banco de sangre y derramaron la sangre por toda la calle», declaró a CNN Haran, que trabaja en la Iniciativa Estratégica para las Mujeres del Cuerno de África (SIHA, por sus siglas en inglés).

«La única forma en que puedo explicarlo es que no querían dejar ni una gota de sangre para los africanos étnicos [que afirman no tener ascendencia árabe] que reciben tratamiento en el hospital. Se trata de un proyecto de limpieza étnica», añadió.

El miércoles, las RSF secuestraron y ejecutaron al gobernador de Darfur Occidental, Khamis Abbakar, según el ejército sudanés. Las RSF negaron ser responsables del asesinato, culpando a «proscritos» sin dar más detalles.

Algunas afirmaciones son casi imposibles de verificar durante los combates activos, pero las imágenes por satélite de la zona ofrecen una idea clara. Al menos tres ciudades y 10 pueblos y aldeas de Darfur han quedado parcialmente calcinados solo en el último mes.

Al menos un mercado de alimentos de Geneina, que acoge a más de 100.000 desplazados internos por la violencia de las dos últimas décadas, ha sido incendiado. También se incendió una escuela convertida en centro de desplazados internos, según fotografías tomadas por satélite.

Muchos de los entrevistados describen a unas RSF envalentonadas y mejor armadas que su anterior encarnación hace dos décadas.

«La escala de los combates actuales en Darfur eclipsa la de principios de la década de 2000», afirmó Kholood Khair, fundador de Confluence Advisory, un grupo de expertos con sede en Jartum. «Los Janjaweed de 2003 definitivamente no podrían haber hecho lo que han hecho las RSF de 2023».

Khair añadió: «Pero habiéndose enriquecido y posicionado tan bien, a pesar del tumulto de los últimos cuatro años, Hemedti está en una posición en la que puede hacer exactamente eso».

Más de 300.000 personas murieron en la campaña de limpieza étnica llevada a cabo por los Janjaweed y sus milicias árabes aliadas a principios de la década de 2000. Es casi imposible calcular el número exacto de muertos, ya que muchos de ellos fueron arrojados a fosas comunes. El entonces presidente Bashir fue acusado por la Corte Penal Internacional en 2010 de crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y genocidio en relación con el conflicto de Darfur. Todavía no ha sido entregado por las autoridades sudanesas a la CPI para ser juzgado.

Desde entonces, las RSF han extendido su alcance más allá de las fronteras de Sudán, hasta Libia y, lo que es crucial para la influencia internacional de Hemedti, hasta Yemen, donde el grupo ayudó a un devastador esfuerzo militar saudí y emiratí para aplastar a los rebeldes Houthi respaldados por Irán.

El general Mohamed Hamdan Dagalo (Hemedti) saluda a una multitud durante un mitin en el estado del río Nilo, Sudán, el 13 de julio de 2019. (Crédito: Mahmoud Hjaj/AP)

El general Mohamed Hamdan Dagalo (Hemedti) saluda a una multitud durante un mitin en el estado del río Nilo, Sudán, el 13 de julio de 2019. (Crédito: Mahmoud Hjaj/AP)

El poder de Hemedti alcanzó nuevas cotas después de que ayudara a derrocar a Bashir en 2019 y pasara a convertirse en el líder adjunto de la junta militar. Sus vínculos con Emiratos Árabes Unidos y Rusia parecían haber consolidado su poder político y ayudado a convertirlo en uno de los hombres más ricos de Sudán.

Video verificado de una violación a plena luz del día

Otra característica de la limpieza étnica en Darfur de principios de la década de 2000 fueron las violaciones masivas, ampliamente documentadas por expertos y grupos de derechos. Según testimonios de testigos, esa brutal táctica ha vuelto con toda su fuerza.

«La estrategia de violar a las mujeres ha sido muy utilizada por las RSF», declaró Hala al-Karib, directora regional del grupo de defensa de los derechos de la mujer SIHA. «Las RSF la han utilizado en Darfur para humillar a la población indígena darfurí durante 20 años».

«Lo triste es que se sintieron muy cómodos con ello porque nunca se les pidió que rindieran cuentas», agregó.

Desde el inicio del último conflicto, grupos sin ánimo de lucro y expertos han confirmado decenas de agresiones sexuales, incluidas violaciones en grupo y agresiones a menores. La mayoría de ellos ocurrieron en Darfur. Naciones Unidas afirma haber recibido informes de agresiones sexuales a trabajadores humanitarios en la región.

A finales de mayo, la Unidad de Lucha contra la Violencia contra las Mujeres del gobierno sudanés registró al menos 36 casos de agresión sexual en la capital sudanesa y 25 casos en Darfur, 18 de ellos perpetrados por hombres con uniformes de las RSF.

Pero los activistas sudaneses afirman que las agresiones están mucho más extendidas. En un caso descrito por SIHA, 24 mujeres y niñas fueron secuestradas en el hotel Daman, en el sur de Darfur, y violadas repetidamente durante tres días. La mujer de más edad tenía 56 años y la más joven 14, según SIHA.

También se han denunciado violaciones en la capital, donde las RSF han tomado repetidamente casas de la gente, expulsando a los residentes y saqueando sus pertenencias, mientras combatían los ataques aéreos del ejército sudanés.

En un video obtenido y verificado por CNN se ve a un combatiente violando a una mujer en el patio delantero de una casa de Jartum mientras otro, con uniforme de las RSF, permanece fuera vigilando.

«Para la gente que dice que no hay violaciones, esto es una violación», dice la persona que graba el video desde el otro lado de la calle.

«Y este tipo está ahí para asegurarse de que (el agresor) está protegido», dice la persona, haciendo un paneo hacia el hombre que lleva el uniforme de las RSF y actúa como vigilante. «Esto ocurre en público, en una calle principal y con total descaro e insolencia».

En una grabación de voz obtenida por CNN a través de SIHA que está relacionada con otro incidente, una mujer de la capital dijo que fue obligada a ver cómo combatientes de las RFS violaban a sus dos hijas pequeñas. «Nos golpearon con armas», dijo, describiendo el asalto a su casa. «Les dijimos que no teníamos dinero ni oro».

«Violaron a mis dos hijas y ellas gritaban a pleno pulmón. Nosotros también gritábamos», dijo, con la voz entrecortada por la emoción.

«Tuve que retener a mi hijo para que no fuera a ver a sus hermanas. Le dije que si iba con ellas, le acribillarían a balazos».

Las atrocidades no han hecho más que intensificarse y proliferar en el transcurso de la guerra, afirman activistas y expertos que sostienen que la impunidad ha impulsado el ascenso al poder de Hemedti desde su época como líder de los Janjaweed a principios de la década de 2000.

«Nadie en Sudán tiene las manos más manchadas de sangre que Hemedti», afirmó Eric Reeves, analista sudanés.

En una declaración a CNN, las RSF negaron vehementemente las acusaciones de violaciones, asesinatos arbitrarios y ataques contra infraestructuras civiles. Acusaron al ejército sudanés de «bombardear indiscriminadamente» a civiles y afirmaron que los uniformes de las RSF que llevaban los perpetradores en el testimonio de los testigos eran «falsos».

«Las RSF defienden el derecho internacional y se dedican a salvaguardar Sudán», decía el comunicado. «Cualquier acción inconsistente con este principio no refleja nuestros valores, y estamos comprometidos a asegurar que aquellos que violen la ley rindan cuentas».

Combatientes de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) que dirige el general Mohamed Hamdan Dagalos (Hemedti) en Jartum, Sudán, el 18 de junio de 2019. (Crédito: Hussein Malla/AP)

Combatientes de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) que dirige el general Mohamed Hamdan Dagalos (Hemedti) en Jartum, Sudán, el 18 de junio de 2019. (Crédito: Hussein Malla/AP)

El grupo también negó vínculos con Wagner.

Hemedti en la escena mundial

En los últimos años, Hemedti ha sido invitado a capitales de todo el mundo, como Moscú, El Cairo y Abu Dhabi.

Hemedti y sus fuerzas se han visto reforzadas desde que tomó medidas enérgicas contra las rutas de contrabando de personas que operan desde Sudán a Libia, con destino a Europa. La Unión Europea ha enviado al menos US$ 200 millones al gobierno de Sudán en la última década para frenar la migración.

Hemedti se jactaba de ello en entrevistas con medios de comunicación internacionales. «[La UE] pierde millones en la lucha contra la migración, por eso [tiene] que apoyarnos», dijo a Al Jazeera en 2017.

«La comunidad internacional creó este monstruo. Están violando a las mujeres porque pueden», dijo Karib, activista por los derechos de las mujeres, sobre las RSF. «Conocen las ramificaciones. Conocen el impacto. Saben lo aterrador que es. La gente huye».

«Es un método probado en Darfur que ahora se utiliza en todo Sudán», agregó.

En una declaración a CNN, el Departamento de Estado estadounidense afirmó que había «recibido informes muy preocupantes sobre un aumento del número de ataques, violencia de género, incluida la violencia sexual». «La mayoría de estos actos son atribuibles, según los informes, a las RSF», agregó.

El Departamento de Estado emitió el jueves por la noche un comunicado en el que condenaba enérgicamente las atrocidades cometidas en Darfur.

«Violaciones, asesinatos, matanzas selectivas por motivos étnicos, destrucción de aldeas enteras: estos son los horrores que la guerra en Sudán ha llevado nuevamente a Darfur», decía el viernes un tuit de la Oficina de Asuntos Africanos del Departamento de Estado. «Fuentes creíbles culpan a las RSF y a las milicias aliadas. Los ataques a civiles en Sudán por cualquiera de las partes deben terminar».

Antes de la publicación de este informe, CNN compartió con el Departamento de Estado sus conclusiones sobre el alcance de las violaciones y atrocidades por motivos étnicos que cometen los combatientes de las RSF y sus aliados armados.

Un Hemedti «más grande y peor»

El temor actual entre los sudaneses y algunos miembros de la comunidad internacional es que la participación de Wagner en la guerra haya contribuido a hacer a Hemedti «más grande» y «peor».

La presencia y los intereses financieros de Wagner en África están bien documentados, pero la violencia en Sudán parece haber dado al grupo una nueva oportunidad.

El jefe de Wagner, Yeveny Prigozhin, no respondió directamente a la petición de CNN de que comentara el apoyo de Wagner a las RSF y su papel en el fomento de las actuales atrocidades.

En una declaración redactada con sarcasmo, afirmó que Wagner había entrenado a todos los cuerpos militares de Sudán, incluidas las RSF, y culpó a la injerencia estadounidense de la actual agitación del país. Afirmó que no había habido «ningún delito sexual en Sudán» mientras Bashir estaba en el poder.

El Departamento de Estado también reconoció la implicación de Wagner en Sudán. «El involucramiento con el grupo de Wagner solo trae más muerte, destrucción e inestabilidad», afirma el comunicado.

Mientras tanto, la violencia sigue intensificándose sin que haya señales todavía de que el proceso diplomático entre las facciones rivales vaya a poner fin definitivamente al conflicto. Los sudaneses deben valerse por sí mismos, mientras se enfrentan a lo que describen como los rasgos distintivos de un genocidio.

«La situación ahora es mucho peor que en 2003. La milicia Janjaweed no era tan poderosa como ahora», afirma Hussein Haran, de SIHA, con sede en Darfur.

«Las RSF son tan poderosas como el Estado. Ahora tienen mucho más poder y más capacidades (…) y están cometiendo genocidio y limpieza étnica».

Alex Platt, Allegra Goodwin, Celine Alkhaldi y Mostafa Salem, de CNN, han contribuido a este reportaje.
Editado por Ed Upright y Laura Smith-Spark
Edición fotográfica de Toby Hancock

Nota del editor: este reportaje no habría sido posible sin las contribuciones de periodistas sudaneses a los que no nombramos por su seguridad.